En el actual proceso de crisis económica, uno de los elementos más relevantes ha sido la acusada tendencia de los índices de precios a presentar tasas negativas de variación, es decir, a descender.