Análisis de los últimos datos de coyuntura económica

Fuente INE

Entre el 15 y el 18 de agosto de 2015, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado una serie de datos importantes de cara a evaluar la actual coyuntura de la economía española. Estos datos son los siguientes:

– Indicadores de actividad del sector servicios. Datos provisionales de junio de 2015 (http://www.ine.es/daco/daco42/iass/iass0615.pdf).

– Indicadores de cifra de negocios en la industria. Datos provisionales de junio de 2015 (http://www.ine.es/daco/daco42/icn/icn0615.pdf).

– Índice de entradas de pedidos en la industria. Datos provisionales de junio de 2015 (http://www.ine.es/daco/daco42/iep/iep0615.pdf).

– índice de cifra de negocios empresarial. Datos provisionales de junio de 2015 (http://www.ine.es/daco/daco42/icne/icne0615.pdf).

Empezando el análisis por la evolución de la cifra de negocios en la industria, la variación mensual en junio fue del -0,2% si se eliminan los efectos estacionales y de calendario:

Fuente INE

Fuente INE

El dato de variación interanual apunta a una subida del 2,7%, lo cual supone un descenso respecto a la tasa de crecimiento que se alcanzó en mayo de 2015 (que fue del 3,1%). Volvemos a tomar las cifras corregidas de efectos estacionales y de calendario (que, como hemos dicho en reiteradas ocasiones, es la forma correcta de tomar los datos):

Fuente INE

Dos aspectos diferentes merecen ser revisados en el desglose de estas cifras. El primero, se refiere al desglose por destino económico de los bienes. Observamos que en términos interanuales corregidos, el peso del crecimiento se centra en los bienes de equipo, en los bienes intermedios y en los bienes de consumo duradero, mientras que la energía se desploma y los bienes de consumo no duradero mantienen una tasa moderada del 1,4%.

Fuente INE

Fuente INE

El segundo aspecto se refiere al destino geográfico de la producción (en este caso, sólo contamos con los datos sin corregir aunque resultan lo suficientemente ilustrativos como para mostrar la tendencia). La producción destinada a la zona euro ha aumentado un 15,3%, la destinada a países fuera de la zona euro lo hizo un 5,8% mientras que la destinada al mercado español aumentó un 2,2%.

Fuente INE

Pasando a la evolución de entradas de pedidos en la industria, la variación mensual corregida representó una caída del 1,1%:

Fuente INE

Fuente INE

La variación interanual corregida se queda en un ascenso del 2,9% frente al 5,7% que se alcanzó en mayo de 2015:

Fuente INE

Fuente INE

En el sector servicios, la variación mensual corregida de la cifra de negocios supuso una subida del 0,6%:

Fuente INE

Fuente INE

En relación a la variación interanual corregida, en junio de 2015 la cifra de negocios del sector servicios fue de un aumento del 5,9% frente al 4,2% de mayo de 2015:

Fuente INE

Fuente INE

En el desglose por subsectores, el dinamismo del crecimiento se centró en la “Venta y reparación de vehículos y motocicletas”:

Fuente INE

Fuente INE

Finalmente, la variación mensual (corregida, como hemos estado considerando a lo largo de todo el post) del índice de cifra de negocios empresarial experimentó una subida en junio del 0,1%:

Fuente INE

Fuente INE

La variación interanual del índice quedó en un 4,4% frente a un 4% que registró en mayo de 2015:

Fuente INE

Fuente INE

Una vez vistas todas las estadísticas, se pueden extraer una serie de conclusiones claras:

1.- En ningún caso, los datos muestran una clara tendencia de consolidación del crecimiento. Así, por ejemplo, el comportamiento de la cifra de negocios de la industria muestra una caída de la tasa interanual y, lo que aún resulta más problemático, la entrada de pedidos en la industria presenta un fuerte descenso en esa misma tasa, lo cual no anticipa precisamente un mejor comportamiento del sector en los próximos meses. Por otra parte, el índice de cifra de negocios empresarial en mayo y junio no ha recuperado el máximo de 5,2% que llegó a alcanzar en marzo de 2015.

2.- Como señal positiva, el crecimiento de la producción industrial afectó especialmente a los bienes de equipo y a los bienes de consumo duradero, los cuales generan un importante efecto arrastre en el conjunto del sistema económico, gracias a su importante utilización de inputs intermedios.

3.- El aumento de la cifra de negocios de la industria se basó en las exportaciones ya que el mercado interior aún muestra unas débiles cifras de crecimiento.

4.- El sector que sí presenta una muestra clara de dinamismo es el de los servicios, cuya tasa de variación interanual alcanza el nivel más alto desde octubre de 2007. El crecimiento del sector se basa en la venta de vehículos, estimulada, evidentemente, por las ayudas PIVE al sector (http://www.eleconomista.es/ecomotor/motor/noticias/6709344/05/15/El-Gobierno-aprobara-hoy-el-PIVE-8-dotado-con-225-millones-de-euros.html).

En resumen, el actual perfil del comportamiento de la economía española se basa en el modelo elegido para intentar salir de la crisis:

– deflación de salarios y, subsiguientemente, de precios para recuperar competitividad, lo cual ha estimulado las ventas al exterior pero a costa de renunciar a potenciar sectores de fuerte valor añadido;

– ayudas selectivas a determinados sectores como el de la automoción para sostener su nivel de producción.

El dilema al que nos enfrentamos es qué sucederá si, con un mercado interno escasamente dinámico debido al proceso de deflación llevado a cabo sin ningún factor que sirva de compensación al mismo y con un sector público cuyo gasto aún no ha sido racionalizado y presenta un déficit que deja a cualquier gobierno con escaso margen de maniobra, la coyuntura mundial empeora por cualquier contingencia (subida de tipos de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, empeoramiento posible de las cifras de crecimiento de China – lo cual repercutiría en mercados de exportación importantes como el alemán y el francés-, surgimiento de una crisis financiera en la eurozona por no solución del problema griego o contagio del mismo a otros países…).

Lejos de echar las campanas al vuelo, lo responsable sería atajar algunos de los importantes problemas que aún afectan a nuestra economía para avanzar a un modelo de crecimiento más equilibrado que el que se perfila actualmente.